Proyectos
Proyectos
Fortalecimiento del Activismo Regional
Fortalecimiento del Activismo Regional
Incidencia Política en DDHH
Incidencia Política en DDHH
Biblioteca Virtual
Biblioteca Virtual


NOVEDADES

Trabajo sexual y derechos a la intemperie

El debate sobre la regulación de los derechos del trabajo sexual, se desliza siempre por un tobogán: la moral. Paradójicamente, en esa pendiente resbaladiza, siempre quedan «pegadas» las mismas personas: lxs sujetxs de derecho que el Estado obliga a postergarse para evitar las tensiones que su rol demanda: garantizar los derechos de las personas. 

En su artículopublicado recientemente por la revista «Pensamiento Penal», la abogada penalista Milagros Mazzei observa el camino trazado por Michael S. Moore, emérito catedrático sobre el campo del derecho y la filosofía, en su “Teoría no excluyente de la perspectiva legislativa moral sobre los actos incorrectos”. Moore se pregunta hasta qué punto el Estado en tanto productor de normas jurídicas, puede regular aspectos juzgados en el imaginario social como «inmorales» pero que concretamente no afectan los derechos de lxs individuos o de una comunidad.

Mazzei recoge el guante de en sentido inverso y procura abonar el debate de la agenda de los derechos sexuales, particularmente la discusión sobre la regulación del trabajo sexual. La autora señala que la omisión del Estado en la regulación de un tema, cuyo debate agita la virulencia moralista (lo que podría equipararse al aborto) es una maniobra de criminalización tácita. En ese sentido Mazzei pregunta hasta qué punto el Estado puede omitir regular formalmente una actividad estigmatizada por la mirada moralista, como el trabajo sexual, teniendo en cuenta la afectación de derechos que esta omisión provoca.

 

Bolivia: un fallo macabro contra la ley de identidad de género

El 8 de noviembre, el Tribunal Constitucional de la República Plurinacional de Bolivia, se pronunció mediante la Sentencia 0076/2017, en contra de los derechos humanos de las personas trans. 

El dictamen afirma entre otras cuestiones que oscilan entre la ignorqancia supina y la violencia extrema, que «el valor de la  dignidad humana se asienta sobre la auto comprensión consciente que tiene el ser humano, respecto de su estirpe zoológica, la cual concibe como una integralidad de atributos y cualidades concentradas en una unidad ontológica que se distingue de otras unidades antropológicas....». Apela a los valores que concierne a la dignidad humana y en ese sentido, considera, entre otras cuestiones que mientras la ley se posiciona como un mecanismo para garantizar la igualdad entre las personas, hay determinadas «diferencias antropológicas, sociales y económicas que surgen espontáneamente o de manera natural entre las personas». Así, explica la sentencia un transexual que cambia sus datos, podría acceder a un empleo destinado a una mujer, cuando su condición sexual es en realidad masculina, «cometiendo una defraudación a las condiciones laborales exigidas»

Como respuesta a esta aberración jurídica, social, política y cultural, el Colectivo TLGB de Bolivia, organización social a nivel nacional con presencia en los 9 departamentos del país, manifestó su preocupación e indignación e instó a todas las organizaciones que trabajan en defensa de los Derechos Humanos, manifestarse también contra la Sentencia 0076/2017 del Tribunal Constitucional Plurinacional, que desconoce los derechos fundamentales, políticos, laborales, civiles, económicos y sociales de las personas transexuales y transgénero. Akahatá adhere al comunicado del Colectivo TLGB y repudia éste y todo acto de discriminación y vulneración de los derechos humanos, especialmente cuando son perpetrados por el Estado. 

 

Aborto en Brasil: el fundamentalismo a Caballo de Troya

El miércoles 8/11 una comisión especial de la Cámara de Diputados aprobó una enmienda antiderechos que de ser aprobada en el plenario, significaría la prohibición del aborto incluso en caso de violación. Se trata de la enmienda bautizada "caballo de Troya", que de forma perversa combina la licencia maternidad con la prohibición del aborto en todos los casos.

El aborto inseguro es la 5° causa de muerte en Brasil. Cada año, al menos un millón de mujeres recurre a clínicas clandestinas para realizarse abortos en condiciones inseguras, con riesgo de mutilaciones, infecciones y muerte.

La bancada brasileña evangelista, propuso el miércoles 8 de noviembre, una enmienda (181PEC) conocida como «Caballo de Troya», que obtuvo 18 votos contra 1. Se trata de una enmienda constitucional a la normativa vigente que bajo la mascarada noble de plantear la extensión de la licencia por maternidad en caso de nacimientos de niñxs prematuros, incluye una modificación que tienen como objetivo frenar cualquier avance en la despenalización del aborto, pero además ostenta la posibilidad de prohibirlos en los casos que su legalidad está ya garantizada: los casos de violación. 

Como ya lo señala la evidencia empírica, sabemos que la prohibición del aborto no impide que éste ocurra, sino que  aporta un escenario gravísimo: causa miles de muertes todos los años.

Apelando a la ya conocida retórica reaccionaria sobre «desde la concepción» y «dignidad humana» el parlamento brasileño se encuentra en el umbral de apostar por un gravísimo retroceso en materia de derechos humanos y derechos sexuales y reproductivos, donde hay poco de dignidad y mucho de fundamentalismo religioso, y fascismo moralista. La propuesta ahora seguirá a la Cámara y necesita 308 votos para ser aprobada.

Rápidamente comenzó a circular on line la carta de repudio a la PEC 181 firmada por diversas organizaciones del mundo que trabajan en la defensa de los derechos humanos.

Mientras tanto, miles de mujeres marchan en Brasil defendiendo sus derechos.