NOVEDADES

¿Cómo me hice activista por los derechos humanos?

Es una pregunta que (nos) hacemos en cada encuentro, taller y espacio que compartimos con otres activistxs. Y lo hacemos porque creemos que tanto los derechos humanos y las redes que tejemos para trabajar por su defensa, son construcciones que armamos en grupo, colectivamente, entre todes. No es posible hacerlo en soledad, de manera individualidad. No sólo no es posible. Tampoco tiene sentido. 

Cuando nos preguntamos cómo nos hicimos activistas, militantes, defenfensorxs de derechos humanos, la memoria no hace foco en un momento fundante, o al menos no sólo en un único momento, sino que recupera parte de nuestras vidas. Esa historia vivida tiene cartografías diversas y también comunes donde nos hemos encontrado: allí donde nos han violentado, discriminado, omitido nuestras experiencias y necesidades. Allí donde no nos han visto ni reconocido nuestros derechos. Donde hemos transitado y hemos visto a otres compañeres transitar, allí se tejieron nuestros activismos, y no podemos separarlos de las experiencias de lxs otrxs, de nuestrxs aliadxs y soces, y también de quienes se oponen a lo que defendemos, porque nuestra construcción y defensa de los derechos humanos siempre es en relación con otres, tanto para convocar como para saber de los escenarios y contextos que debemos atravesar y en los que necesitamos sostener la lucha. 

Cuando nos preguntamos cómo nos hicimos activistxs, defensorxs en derechos humanos, están presentes nuestras historias, las de ustedes como un gran magma poderoso y potente que agita la llama de los feminismos decoloniales y populares, diversos y disidentes, críticos y dispuestos a la construcción colectiva. 

Cuando nos hacemos esa pregunta recordamos además a compañerxs que fueron maestrx  y son inspiración y memoria viva, y sobretodo miramos alrededor. Con orgullo y gusto miramos, porque hay un piberío joven y vibrante que sabe de mareas pero de lo que más sabe es de la fuerza arrolladora de luchar juntes! 

 

Activar para vivir libres de violencia

Los activismos surgen de la necesidad y la urgencia de denunciar los privilegios que gozan unas personas en detrimento de las carencias a las que se  condenan a otras. Surge del repudio a la desigualdad, a la injusticia, orientado a exigir el reconocimiento, acceso derechos para todes. Pero alcanzar el reconocimiento y la promulgación de los derechos humanos no es suficiente. La arena política es siempre una pista caliente en la que se disputan esos derechos. La disputa, entonces es constante, y obedeciendo al contexto global, además es desafiante y virulenta. 

El avance de los fundamentalismos, religiosos y laicos interpela con nuevas estrategias y narrativas populares a las audiencias indecisas y bastante confundidas que a veces creen  de que la igualdad es un atributo obvio, pero entre "iguales". 

En este escenario limitar la acción de defensorxs de derechos humanos no sólo es grave: es muy peligroso.

Sobrados ejemplos estamos viviendo en la región en materia de autoritarismo, represión, tortura y muerte. 

Conocer entonces, de qué hablamos cuando invocamos a los derechos humanos, cómo ha sido el proceso histórico de su construcción y en qué marco geopolítico se despliega su disputa permanente, cuáles son los canales y las herramientas de las que disponemos para denunciar las violaciones y privaciones de esos derechos, cómo enfrentar y usar esos recursos es crucial y urgente. 

Por ello, desde 2017 y con el apoyo de Wellspring realizamos el Taller de Activismo Internacional orientado a la incidencia política en derechos humanos. Este año, en octubre recibimos a 15 activistes de distintos países de la región. Durante cuatro jornadas completas intercambiamos conocimientos e información, recursos, estrategias con el objetivo de entrenarnos en la defensa de estos derechos, y de tejer redes y nutrir el aprendizaje colectivo, porque sólo en conjunto podemos fortalecernos y fortalecer nuestra tarea. Muy pronto compartiremos el video del encuentro!!